Metrogas

Condensación

Condensación Calderas

Las calderas de condensación son un tipo de calderas de gas de alto rendimiento basadas en el aprovechamiento del calor latente de condensación presente en los humos de la combustión.

Formalmente, según la definición de la Directiva de rendimientos 92/42/CE y su transposición según R.D. 275/1995, una caldera se considera de condensación cuando está diseñada para poder 

condensar de forma permanente una parte importante de los vapores de agua contenidos en los gases de la combustión. 

En este artículo veremos cómo funcionan las calderas de condensación y por qué son la solución más eficiente si apostamos por una instalación de calefacción a gas. 

Con una caldera que no sea de condensación, una parte no despreciable del calor latente es evacuada por los humos, lo que implica una temperatura muy elevada de los productos de combustión

que puede alcanzar los 120°C.  La utilización de una caldera de condensación permite recuperar una parte muy grande de ese calor latente y esta recuperación de la energía reduce considerablemente

la temperatura de los gases de combustión bajándolos hasta valores del orden del 45°C o inferiores, limitando así las emisiones de gases contaminante

En comparativa con la calderas convencionales, gracias a esta tecnología las calderas de condensación consiguen un ahorro en torno al 25-30% en el consumo de energía y se reducen hasta

en un 70%, las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y dióxido de carbono (CO2). Generalmente, la mayoría de calderas de condensación del mercado alcanzan la Clase 5 en cuanto a emisiones de

NOx (máxima clasificación según EN 297/A).

¿Cómo funcionan las calderas de condensación?

El principio de funcionamiento de este tipo de calderas se basa en el proceso de condensación:  un cambio de fase de una sustancia en estado gaseoso (vapor) a estado líquido. Este cambio

de fase genera una cierta cantidad de energía llamada “calor latente". El paso de gas a líquido depende, entre otros factores, de la presión y de la temperatura. La condensación a una temperatura

dada conlleva una liberación de energía, así el estado líquido es más favorable desde el punto de vista energético.

¿Qué rendimientos presenta una caldera de condensación?

Para entender mejor el funcionamiento de las calderas de condensación, conviene explicar los términos PCI y PCS. El poder calorífico inferior (PCI) indica la cantidad de calor que se puede

producir con una cierta cantidad de combustible (sólido, líquido o gaseoso). Con este valor de referencia los productos de combustión están disponibles en estado gaseoso.

El poder calorífico superior (PCS) contiene, en comparación con el poder calorífico inferior, un porcentaje de energía añadido en forma de calor por condensación del vapor de agua, el llamado "calor latente".

La caldera de condensación debe su denominación al hecho de que para producir el calor, utiliza no sólo el poder calorífico inferior PCI de un combustible sino también su poder calorífico superior PCS. Hasta la entrada de la directiva de eco diseño para todos los cálculos de rendimiento de las calderas, las normas europeas y española han utilizado clásicamente como referencia el PCI. Utilizando el PCI para definir el rendimiento de una caldera de gas de condensación, conseguimos rendimientos superiores al 100% gracias a la recuperación del calor latente que representa aproximadamente el 11 %.

Con la aplicación de la Directiva ErP el criterio de definición de rendimientos ha cambiado, empleando como referencia para el cálculo el PCS (incluyendo ya el calor latente disponible por el

cambio de fase al producirse la condensación del vapor de agua contenido en los humos de la combustión). Utilizando el valor de referencia del PCS podemos afirmar que las calderas de

condensación alcanzan un rendimiento del 98% aproximadamente. 

Con gas natural, la parte de calor por condensación (calor latente) es del orden del 11 % en relación al PCI. Este valor no puede aprovecharse en calderas que no sean de condensación

La caldera de gas por condensación permite la utilización continua de este potencial de calor, gracias a la condensación del vapor de agua presente en los humos.

En las calderas que no son de condensación se producen humos de la combustión a temperaturas relativamente elevadas que pueden llegar hasta valores del orden de los 160°C,

produciéndose así una pérdida de calor sensible por los humos de alrededor del 6 al 7 %.

La disminución importante de la temperatura de funcionamiento en las calderas de condensación a gas (temperaturas que pueden descender hasta los 30°C) permite la utilización de la

parte de calor sensible que se pierde por los humos de la combustión,  reduciendo de manera significativa las pérdidas relacionadas por este aspecto en el proceso de la combustión. 

¿Qué ventajas tiene instalar una caldera de condensación?

Su alta eficiencia energética


Como ya hemos comentado, las calderas de condensación resultan ser las calderas a gas más eficientes debido a su peculiar funcionamiento, que consigue rendimientos cercanos

100% sobre el Poder Calorífico Superior, es decir, incluyendo el poder calorífico aportado por la condensación. Debemos recordar que cuando se analizaban los rendimientos de las

calderas en función del Poder Calorífico Inferior, los rendimientos rondaban el 115%, pero ese sistema de medición ya no se utiliza.

Estos niveles de eficiencia se consiguen ya que estos aparatos recuperan el calor latente proveniente de la condensación de los vapores de agua, un calor que en las calderas

convencionales se desperdiciaba en la salida de humos.

Ahorros en la factura del gas

Como ya hemos comentado, estas calderas consiguen un ahorro en torno al 25-30% en el consumo de energía en comparación con las calderas que trabajan sin esta tecnología.

Esto se traduce directamente en un ahorro económico considerable de la factura del gas cada mes, lo que hace que la inversión en la compra de la caldera se amortice en pocos meses.

Reduce las emisiones contaminantes

La recuperación de la energía de condensación permite a la caldera trabajar a bajas temperaturas, mejorando la eficiencia y limitando así las emisiones de gases contaminantes.

Las calderas de condensación reducen hasta en un 70%, las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y dióxido de carbono (CO2). Por tanto, la sustitución paulatina de calderas

más antiguas por calderas de condensación en Esp

 


Caldera Baxi Duo-Tec 24 GA

Caldera Baxi Duo-Tec 24 GA

Caldera Baxi Duo-Tec 24 GA, caldera anwo baxi mixtaCaracterísticas• Panel de control con display dig..

$865.000

Caldera Baxi Duo-Tec 28 GA

Caldera Baxi Duo-Tec 28 GA

Caldera Baxi Duo-Tec 28 GA potencia 20.400 kcal/hr 13 litros x minuto en agua calienteCaldera De Con..

$919.000

Caldera Baxi Duo-Tec 40 GA

Caldera Baxi Duo-Tec 40 GA

Caldera Baxi Duo-Tec 40 GA caldera mixta anwo de condensacion Potencia 29.600 kcal/hr, 19 litros x m..

$1.020.000

Caldera Baxi Luna Duo-Tec MP 1.110

Caldera Baxi Luna Duo-Tec MP 1.110

Caldera Baxi Luna Duo-Tec MP 1.110, solo calefaccion de condensacion.Potencia 84.500 kcal/hrCaracter..

$3.300.000

Caldera Baxi Luna Duo-Tec MP 1.50

Caldera Baxi Luna Duo-Tec MP 1.50

Caldera Baxi Luna Duo-Tec MP 1.50, caldera baxi anwo condensacion tiro forzadoPotencia 38.250 kcal/h..

$1.902.000 $2.589.000 -27%

Caldera Baxi Luna DUO-TEC MP+1.150

Caldera Baxi Luna DUO-TEC MP+1.150

Caldera Baxi Luna DUO-TEC MP+1.150, anwo baxi luna, solo calefaccionPotencia  119.000 kcal/hrCa..

$4.475.000

caldera rinnai eco plus 32/37

caldera rinnai eco plus 32/37

caldera rinnai eco plus 32/37• Máxima eficiencia hasta 105.2%.• Diseño moderno y ultra compacto.• Po..

$1.404.000 $1.612.000 -13%

Mostrando 1 a 7 de 7 (1 Páginas)

Productos Nuevos